Con este articulo solo pretendo llevar a el lector a la reflexión acerca de cómo fueron las relaciones interpersonales y la vida social en general sin las “ayudas” de la tecnología, teniendo en cuenta que nos encontramos imbuidos en un mundo que nos hace cada vez mas facilistas.




Lo que en principio aparece como un nuevo artefacto a quien solo unos pocos pueden acceder, con el paso del tiempo y de una manera cada vez mas acelerada, empieza a hacer parte indispensable en la vida cotidiana de las personas, porque debido a el veloz avance y crecimiento en el mercado, se hace mas fácil su adquisición, llegando a convertirse en elementos necesarios para la vida.

Con lo anterior vemos como las nuevas generaciones llevan un estilo de vida totalmente diferente a lo que seria hace unas pocas décadas, debido a que el medio exige estar a la vanguardia y de alguna manera nos vemos obligados a participar de todo lo que la informática y sus avances nos ofrece a diario, y aunque no pretendo hacer juicios acerca de los enormes beneficios que se obtienen, si es necesario mencionar como de manera paulatina y casi imperceptible, sea por ensayo error o gracias a las ayudas de terceras personas, aprendemos y cumplimos con las exigencias del medio; o, a quien no le han exigido un trabajo en computador, a quien no le han exigido que su hoja de vida la envié vía e-mail y con una fotografía escaneada, sin mencionar las innumerables tramitologías que solo pueden realizarse de manera virtual.

Quien no conoce a sujetos que realizan casi toda su actividad con un ordenador, que viven rodeados de dispositivos electrónicos, para quienes el teléfono móvil y el correo electrónico forman parte de su identidad y que en sus momentos de ocio escapan en los videojuegos, canales digitales de TV, que apuestan a través de Internet, etc…

Lo que concierne a la psicología y por consiguiente a mi artículo son los aspectos cognitivos y conductuales involucrados en este proceso de adaptación tecnológica, hasta que punto se convierte en una necesidad, generando una dependencia y en últimas consecuencias una patología.

Recuerda usted como era un paseo familiar hace, veinte años, o imagina los de sus padres en caso de que su edad no le alcance?

Yo recuerdo algunos de los míos, donde el mejor de los planes era visitar a la abuela y el domingo el plan indiscutible era caminar hasta la finca, cargando los utensilios que serían utilizados para el almuerzo, ese delicioso sancocho hecho por la abuela en un fogón improvisado con cuatro piedras a la orilla del rió, nos divertíamos corriendo, saltando, cantando, sin ningún tipo de preocupaciones, se llevaba únicamente lo necesario y antes de salir todas las recomendaciones y advertencias para prevenir inconvenientes, en caso de necesitar establecer comunicación a larga distancia, el recorrido hasta el único teléfono público del sector era extenuante. Bueno y luego de disfrutar un paseo tranquilo y de quedar exhaustos de jugar regresábamos a nuestra casa con un enorme deseo de recibir pronto noticias de la abuela que tardaban por supuesto convirtiéndose en una tarea mensual el paso por las oficinas de correo y experimentando una gran felicidad cuando encontrábamos que la abuela o algún familiar nos había enviado una carta.

Ahora piense en sus últimas vacaciones, no serían iguales si durante el viaje usted no va acompañado de cualquier tipo de reproductor de música sea walkman, discman y en el mejor de los casos un mp3 o ipot donde no necesita cargar discos o similares, cuando no esta escuchando música seguramente estará hablando por celular a alguno de sus amigos, y cuando llegue al lugar lo primero que ubicará será un café Internet, donde se conectara frecuentemente para revisar su e-mail o para chatear y permanecer en constante comunicación con conocidos o desconocidos, el paseo no es lo mismo si a el lugar donde van no tiene mínimo un televisor, y si no hay dvd, entonces cable donde tenga la posibilidad de elegir un canal. Finalmente cuando regresa de su viaje notara que no extraño a nadie y nadie lo extrañó, todos conocen exactamente lo que hizo y en el momento que lo hizo , por esta razón no tendrá nada que contar, además de no haber disfrutado de el nuevo espacio porque prefirió pasar horas en Internet y en otras oportunidades le pareció mejor la película que estaban pasando y decidió no salir.

Para avanzar en el tema es necesario presentar una definición de dependencia y aclarar la diferencia con respecto a la adicción.

La adicción es una actividad compulsiva, significa que un individuo ya no puede sentirse confortable o relajado sin el consumo de una droga. Este mecanismo tiene poco o nada que ver con el cuerpo, pero mucho con los sentimientos de temor, dolor, vergüenza, culpa, soledad, ansiedad, etc. En estos casos la droga se usa para olvidar los problemas que deberían ser resueltos.

Se denomina adicción al conjunto de trastornos psíquicos caracterizados por:

- Un impulso que no se puede autocontrolar.
- Una tendencia a la reiteración.
- Una implicación nociva para el sujeto.

Las adicciones más conocidas son las relacionadas con las drogas legales (alcohol, tabaco, café, fármacos) e ilegales (opiáceos, camnábicos, cocaína, estimulantes…) pero también existen adicciones sin droga a diversas actividades legales ( juego, sexo , TV, trabajo, compras, ) ilegales (robo, incendio, etc.)


Dependencia:

Condición en la que una droga o elemento externo, produce sentimientos de satisfacción y un impulso emocional que requiere su administración periódica o continua para producir placer o evitar malestar “. En la dependencia psíquica no se producen trastornos fisiológicos al suspender bruscamente el consumo. Sin embargo, el individuo siente la necesidad irreprimible de mantener su conducta.

De acuerdo con las anteriores definiciones podemos observar que al hablar de dependencia, se refiere mas al deseo incontrolable de consumir algo o realizar alguna actividad, generando insatisfacción si no se suple una necesidad, y haciendo que el sujeto experimente sentimientos displacenteros o ansiedad mientras que la adicción compromete por completo la voluntad es incontrolable siendo considerado como un trastorno psíquico.

Por esta razón prefiero hablar de una dependencia tecnológica porque hemos llegado a una época donde las tecnologías y los seres vivos van de la mano y donde cada nuevo artefacto es una prolongación o un mejoramiento de funciones humanas a grandes niveles, los cuales se van vinculando en la cotidianidad experimentando un proceso de artificialización donde lo artificial ha venido a formar parte de lo natural.

Aunque aparentemente y en primer momento los avances tecnológicos facilitaron la comunicación y las relaciones interpersonales teniendo en cuenta que se utilizaban para contactar a personas cercanas familiares o amigos que se encontraran lejos, de un momento a otro las relaciones se fueron volviendo impersonales, si bien es cierto que se acortan las distancias, no era necesario que se acortaran a tal punto de hablar por un aparato a unos metros de distancia, o a evitar una llamada o una visita en el cumpleaños de un amigo prefiriendo enviar un mensaje de texto y cumpliendo con el compromiso, de esta manera mantienen una comunicación de personas cercanas de una forma distante.

Ahora me surge una inquietud, sabemos que los sujetos que frecuentan los chats y listas de correo tienen en común la búsqueda de estimación social, las necesidades de afiliación, timidez, encontrando en la red la posibilidad de liberarse de la ansiedad producida por las relaciones sociales cara a cara, ganando en auto confianza, dado el relativo anonimato que el Internet proporciona, o la facilidad de poder crear un personaje a la propia medida y convertirse en el yo ideal de uno mismo. y que pueden generar patrones comportamentales similares a los del juego patológico o la bulimia; sin embargo lo que me parece preocupante es la perdida de habilidades sociales en quienes las poseen y estén olvidando la sensación de calidez, cercanía pertenencia e implicación del cuerpo, dando como resultado relaciones interpersonales impropias y distantes.

Quizá, lo interesante sea observar en el futuro de que manera se llevara una vida social, donde aunque los seres humanos sean quienes desarrollan las tecnologías, estas crecen por si solas a pasos agigantados y seguramente en poco tiempo se convertirán en cuerpo sin necesidad de ser utilizadas por el ser humano.

Bibliografía:

http://www.institutobitacora.org/informacion/glosario.htm
http://www.geocities.com/HotSprings/6416/
http://www.catunesco.upc.es/bads/0303c.htm
http://www.ilhn.com/datos/practicos/datosestela/archives/003321.php

Autor: Laura Andrea Ramirez Bernal