1-¿Qué es el amor? Bueno, hay tantas teorías como escuelas, lo cual quiere decir que no sabemos muy bien que es, ni porque se produce. Lo que sí tenemos claro es como se mantiene, que ya es mucho.

Stemberg, además, hizo un dibujo, el "triángulo del amor" que es este:


¿Bonito, verdad? Ojalá la realidad fuera tan simple.


2- Triángulo del amor.

Según un psicólogo llamado Stemberg, el amor tiene tres componentes fundamentales: la intimidad, la pasión y el compromiso. La intimidad es compartir ratos agradables, contarse confidencias, hacer regalos….es más bien una amistad. La pasión, es, bueno, todos sabemos lo que es pasión ¿no? Y el compromiso, la firmeza de la relación, la hipoteca, esas cosas. El amor completo, el de las pelis, participa de los tres elementos, si usted lo conoce, felicidades, el común de los mortales se conforma con ir tirando. Si unimos intimidad y pasión, obtenemos amor romántico, que es lo que sucede normalmente cuando uno está enamorado, pero apenas conoce a la otra persona porque la relación, no ha hecho más que empezar. Intimidad, más compromiso, nos da un amor compañero, propio de parejas de larga duración, que se llevan bien y son más amigos que amantes. Si tenemos pasión y compromiso, obtenemos amor fatuo, que se llama así porque no suele funcionar, son esas parejas que se casan en dos semanas en las Vegas. Solo intimidad, es gustar, aún no hay relación de pareja. Solo pasión, es un encaprichamiento, lo que vulgarmente se llama “estar encoñado” (pido disculpas por la expresión, pero es muy adecuada) y solo compromiso, es un amor vacío, es decir es una pareja de conveniencia, les unen solo las circunstancias.



3 -Fases del amor.

Otros autores, por ejemplo Carlos Yela, hablan de fases del amor, más que tipos de amor. El amor, como todos sabemos, puede llegar en forma de flechazo, este sería el amor romántico, que luego puede evolucionar hacia el amor compañero, o como sucede con frecuencia, desaparecer. También puede empezar en forma de amistad y acabar como pareja establecida, pasando o no, por una fase de enamoramiento. Como dice el gran poeta y cantante Joaquín Sabina “la pasion, por definición, no puede durar”. Una pareja que se conozcan bien y hayan establecido un compromiso, ya ha pasado la fase de enamoramiento y la pasión, ha disminuido. El amor puede luego evolucionar (o no) en un amor vacío, cuando ya no queda nada. Estamos hablando de una pareja que se unió por amor, no por puro interés, naturalmente. Sin embargo, con el curso de los años, las desavenencias, la indiferencia, se ha instalado en la relación y ya no queda nada.


4- Enamorarse.

El enamoramiento, es lo que sale en las comedias románticas, dos que apenas se conocen, se aman para toda la vida. Es difícil describir que es estar enamorado, es una exaltación de los sentidos comparable a un orgasmo. Quien no lo haya sentido, no lo puede comprender. Sin embargo, es engañosa, porque idealizamos al otro y lo que sentimos por él, no es verdadero amor, por eso se dice que “el amor es ciego”. Viene como se va. No sabemos aún porque se produce (los americanos están en ello), pero es evidente que tiene una base fisiológica clara. Como decía Ortega y Gasset, “el amor es física y química”. También sabemos que los opuestos no se atraen. Normalmente, uno se siente atraído por sus iguales en raza, clase social, gustos, ideologías y casi siempre del que tiene cerca. Por supuesto, hay sonadas excepciones a esta regla, nunca se sabe quien se va a enamorar de quien, ni cuando.


5- La pareja.

Si bien podemos decir poco del amor, sí podemos decir mucho sobre las relaciones de pareja. Tenemos bastante claro como funcionan y como se descuidan y mueren.

En una pareja sana debe haber respeto además de amor, pero además tienen que existir los siguientes elementos:

- Comunicación. Es imprescindible hablar las cosas.

- Ser capaces de ceder y de pactar acuerdos con el otro miembro de la pareja.

- Estar de acuerdo en el marco de referencia de lo que es una pareja y como debe funcionar.

- Intercambiar refuerzos, es decir dar al otro de vez en cuando algo que le satisfaga.

Fácil ¿no? Pues no, en absoluto, es la cosa más complicada del mundo, si descontamos criar a los hijos, claro está. Lo que hacemos los psicólogos en consulta, es enseñar estas habilidades para que la pareja pueda resolver sus diferencias y cuando la pareja es insalvable, que la separación sea lo menos traumática posible, en especial, si hay niños de por medio. A veces es un trabajo parecido a hacer encaje de bolillos.



Autor: Martina Morell Gonzalo.