Todos los niños sienten ansiedad, empezando desde el momento en  que el niño se encuentra en el vientre de su madre, si esta es ansiosa, le trasmitirá la ansiedad a su niño, luego viene el bien conocido trauma de nacimiento.


Es lo corriente y es normal que los niños sientan ansiedad en ciertos periodos de su vida. Hay un momento para que surja la ansiedad que va entre los 7 meses y la edad pre-escolar, los niños que gozan de salud pueden llegar a sentir ansiedad fuerte cuando logran separarse de las figuras paternas o también de sus seres mas allegados.

Los niños tienen temores de corta duración, como por ejemplo, miedo a la oscuridad, lluvias y tormentas, animales, payasos, mascaras, ascensores, personas desconocidas. Mas sin embargo, cuando las ansiedades se convierten en persistentes y muy fuertes como la separación de sus padres para asistir al colegio, establecer relaciones interpersonales con sus iguales, temores exagerados al mar, etc., es directa responsabilidad de los padres solicitar ayuda y asesoramiento psicológico y el psicólogo se encargara de remitir el caso si es muy agudo a psiquiatría, si definitivamente el niño se encuentra demasiado perturbado y en muchos casos hay que medicar al niño.

Los síntomas siguientes son una muestra de ansiedad severa, tanto en niños como en adolescentes, debido a una separación de sus seres queridos:

   No querer ir a la escuela y negarse rotundamente.
   Constantes quejas de dolores, ya sean de cabeza, estomago y de una serie de malestares físicos.
   Pensamientos repetitivos y constantes y un gran temor por su propia seguridad y la de las figuras paternas y de sus seres queridos.
   Querer dormir con sus padres o algún adulto y no poderlo hacerlo solo.
   Temor a dormir en otro sitio que no sea su hogar y desarrollar un exagerado apegamiento a su casa y sentirse extraño en sitios nuevos.
   Sufre de pánicos exagerados y rabietas constantes al tener que separarse de sus padres o seres queridos
   Un miedo exagerado a hablar con personas extrañas.
   Tener muy pocos amigos en la escuela o en su unidad residencial y relacionarse solo con los conocidos o con su círculo familiar.
   Sentir preocupaciones exageradas por acontecimientos que no se han sucedido.
   Preocupaciones repetitivas y constantes por la escuela, sus iguales.
   Mucho temor a quedarse solo en sitios cerrados, por ejemplo en un ascensor.

Los niños que sufren de estos procesos de ansiedades, tienden a ponerse tensos y muchas veces tiesos. Muchos de ellos buscan constantemente quienes los consuele durante mucho tiempo y tienen tantas preocupaciones, que estas interfieren constantemente en el tipo de actividades que realizan. Ya que los niños ansiosos se mantienen quietos, se presentan de una manera conforme y siempre tienden a complacer a los demás, por estas razones es muy difícil darse cuenta de las dificultades que presentan y de percibir lo que en la realidad les sucede.

Los padres, maestros y personas a cargo del niño, deben conocer los síntomas de ansiedad y estar muy atentos a ellos,  ya que de esta manera pueden intervenir en la ayuda del niño lo antes posible, cogiendo a tiempo la problemática y de esta forma poder prevenir posibles dificultades y complicaciones. Un tratamiento tomado a tiempo podrá prevenir dificultades futuras como son que el niño no tenga relaciones o amistades, el fracaso en el área escolar y la baja autoestima que se presenta en los niños con trastorno de ansiedad.

La problemática de los niños que sufren estos síntomas de ansiedad severa, se puede tratar hoy en día rápidamente. El tratamiento a seguir seria psicoterapia con el niño, terapia de pareja, terapia de familia, la cual abarcaría la terapia con sus hermanos, tíos, primos y demás personas que se relacionen con el niño, incluyendo la muchacha que esta a cargo del niño, también se debe tener en cuenta las personas que se encuentran a cargo del niño en la escuela, tratamientos de comportamiento y en algunos casos es necesario dar medicamento al niño.