Somos lo que comemos, de manera que es muy importante elegir los mejores alimentos y los nutrientes necesarios para estar saludables y cuidar la forma de comer, porque influye en la digestión y en el peso del cuerpo.

Si se siguen algunas pautas de comportamiento relacionadas con la manera de ingerir los alimentos, se puede garantizar una digestión óptima y la posibilidad de mantener el peso, en armonía con la estructura física. En una palabra, se trata de comer en forma consciente.


Es necesario prestar atención a las señales de hambre, porque cuando el cuerpo necesita alimentos, manda la orden al cerebro y el cerebro la registra.

Para las personas que tienen exceso de peso, tener hambre es una señal de peligro, sin embargo, obedecer esta señal es una de las medidas más eficaces en un plan de alimentación saludable.


La clave es comer cuando se siente hambre y dejar de comer cuando se siente satisfecho, pero no lleno. Solamente de esta forma la digestión funciona en forma óptima, porque si se come en exceso, los alimentos no pueden ser digeridos totalmente.

Existen muchas personas que padecen colon irritable y que además son obesas, tal es así que estos trastornos se están convirtiendo en una epidemia.

Quienes sufren de colon irritable suelen comer apurados y es habitual que coman para gratificarse, cada vez que tienen un problema emocional. Los alimentos son para nutrir el cuerpo y no para aliviar los estados de ánimo, ya que produce consecuencias indeseables recurrir a la comida cuando se siente depresión o angustia.

En cuanto a los que sufren de obesidad, muchas veces comen sin tener hambre, simplemente porque es la hora de comer y también es frecuente que vuelvan a comer antes de digerir la comida anterior.

El cuerpo es inteligente y prestarle atención es esencial, porque refleja la sabiduría de la naturaleza.

Hay personas que necesitan distraerse mientras comen, ya sea leyendo el diario o mirando la televisión. En estos casos, lo más probable es que no se den cuenta de lo que comen y por eso comen de más.

Pasa lo mismo si tienen un encuentro de trabajo o si al mismo tiempo están elaborando algún interesante proyecto o concertando algún negocio. En estas circunstancias no se puede tener conciencia de lo que se está comiendo ni se registran las señales que el cuerpo emite cuando está satisfecho.[/i]

Las comidas tienen que realizarse en un ambiente placentero y tranquilo para poder disfrutar de los alimentos, comer sólo lo necesario y tener una buena digestión; y si se tienen problemas de acidez o colon irritable, el ambiente tranquilo reportará una mejoría de estos síntomas.

Acostúmbrese a elegir para su alimentación los mejores alimentos, preferentemente frescos, reduciendo al mínimo el consumo de conservas, congelados o envasados, comidas de varios días y las cocinadas en horno de microondas.

La comida no soluciona los problemas, al contrario, los empeora, porque el exceso de calorías se transformará en grasa. Los estados emocionales se resuelven a otro nivel, manteniendo relaciones sanas que es lo que permite sentirse plenos.

Es mejor hacer la comida principal al mediodía y la cena más reducida, porque al mediodía tanto la absorción de los alimentos como el metabolismo de los nutrientes, es mayor.

Existen innumerables dietas pero para que una dieta sea eficaz tiene que ser rica, fácil de preparar, balanceada y que se pueda mantener siempre.