La Patología Dual es un diagnóstico que aún hoy en día lleva muchos interrogantes consigo. Profesionales de los ámbitos de las drogodependencias y de la salud mental están intentando encontrar las respuestas a estas preguntas que empiezan por el que fue antes, el consumo de drogas o la enfermedad mental y continúan por otras como, por ejemplo, qué recursos disponemos para su tratamiento. A continuación se realizará una breve aproximación a esta y otras cuestiones que harán entender al lector la magnitud del problema.


La patología dual es un diagnóstico que hoy en día, a pesar de la frecuencia con la que se está tratando, no está reconocido en los manuales diagnósticos DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) ni en el CIE ( Clasificación Internacional de las Enfermedades)

Recordemos que ambos surgieron de la necesidad de clasificar las enfermedades mentales, por tanto, es de esperar que en un futuro no muy lejano, el diagnóstico dual se incorpore a dichos manuales como un todo abordable, a través de los tratamientos que en la actualidad se están llevando a cabo y que servirán para encontrar otros más acordes con la complejidad que en sí mismo conlleva su diagnóstico.

Pero cuando hablamos de tratamientos, no sólo nos debemos centrar en el conjunto de técnicas, metodologías y estrategias que los profesionales de la sanidad y de los servicios sociales ponen en práctica, sino que deberíamos tener en cuenta los recursos físicos con los que se cuenta en nuestra comunidad para poder hacer frente a esta problemática.

La Asociación Dual define la Patología Dual como la “Asociación Cruzada de dos situaciones clínicas: la presencia de un trastorno mental por un lado y, por otro, la existencia de un problema de drogas”.

El término Asociación Cruzada hace referencia al cruce entre ambos ejes, la droga y la psicopatología. Sin embargo, la dificultad existe en que, hoy por hoy, es extremadamente complejo delimitar cual de los dos ha influenciado para que el otro aparezca.

Para ésto, se tendría que hacer un análisis exhaustivo de toda la vida de la persona con dicho diagnóstico y su utilidad sería, con todo, intentar acercarse a los interrogantes de esta no tan reciente patología.

Así, encontramos en la Comunidad de Madrid centros destinados al tratamiento de ambos ejes por separado, es decir, centros cuyos objetivos se centran en el tratamiento de las enfermedades mentales por un lado y centros que trabajan el consumo de drogas por otro. Sin embargo, centros que traten la patología dual en sí misma, son escasos.

Esta es una de las razones por las que el tratamiento integral de la enfermedad es tan complicado y costoso, al menos, en la actualidad. En este caso, con el término costoso se hace referencia a la parte más humana de la persona, desde una perspectiva emocional, principalmente para el afectado y sus familiares, que se resume en un ir y venir por diversos centros de tratamiento sin encontrar el más adecuado para cubrir sus necesidades.