Se conoce el concepto de felicidad como una actitud mental, una decisión consciente de ser ya felices ahora, con lo que tenemos, con nuestras carencias y dificultades e ir construyendo nuestro futuro desde esta perspectiva.

Este año quiero ahondar un poco más. La felicidad puede ser más que una decisión, pueden ser, dos decisiones.

Decidir ser feliz y decidir compartir esta felicidad, nos puede hacer doblemente felices.

En China se acostumbra a regalar, a las parejas que se casan, el símbolo de la “doble felicidad”




Se representa con dos caracteres de felicidad envueltos en un círculo y que simboliza el deseo de que la felicidad círcule en doble sentido. De mí hacia ti y de ti hacia mi.

Conocí a un cura viejito y bondadoso que decía que si cada uno de nosotros compartiera e hiciera el bien a los que tiene más cerca, la felicidad y la paz se expandiría por toda la tierra.