“El hombre se descubre cuando se mide con un obstáculo” (Antoine de Saint Exupéry: Autor del Principito)

“Vivir sin conocimiento de uno mismo es como vivir en las sombras” (Sigmund Freud)

Karina, es una mujer inteligente y muy atractiva pero a veces se siente confundida y poco atractiva.

    Héctor, ha recibido constantemente las críticas de sus padres desde que era pequeño. Hoy día, aun cuando es un exitoso abogado se siente fracasado.
    Mariana, experimenta un temor excesivo a equivocarse y eso le hace desconfiar de sí misma y de los demás al realizar su trabajo a pesar de tener 15 años de experiencia.


¿Qué es el autoestima?

El autoestima es el amor que nos asignamos como personas. Implica nuestros pensamientos, sentimientos y sensaciones o experiencias que vamos introyectando durante nuestra vida, aceptando nuestras virtudes y defectos  Es el amor que nos tenemos a nosotros mismos sin ser egocentristas o narcisistas.

Por otro lado, de acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española, el autoestima es la valoración generalmente positiva de sí mismo.

Con base en lo anterior, las personas que han desarrollado una alta valoración, aceptación y respeto a sí mismas tienen una autoestima más alta que aquellas que no han logrado esta meta.  En contraparte. con respecto al narcisismo, en su obra, el miedo a la libertad Erich From describe: El narcisismo al igual que el egoísmo, no es más que una sobrecompensación por la carencia básica de amor a uno mismo.

¿Dónde empieza el autoestima?

Comienza sin darnos cuenta en las etiquetas negativas que recibimos de la infancia, por supuesto las traducimos en desventajas reales o preceptúales: uso lentes, soy tonto, me siento feo, no tengo dinero, no soy popular, no tengo ropa de marca

Por otro lado, se completa mi marco de referencia considerando las cosas que: 1) pienso de mi mismo, 2) lo que mis maestros piensan de mi, 3) lo que mis amigos piensan de mi, 4) lo que mi familia piensa de mi, 5) lo que la sociedad piensa de mi y 6) lo que considero me hace falta en la vida para ser feliz y sentirme completo.

El poder de nuestro diálogo interno es demoledor

Además mi marco se va completando, de acuerdo a la comunicación que tengo yo mismo, la cual se conoce como “diálogo interno”. Así la mayor parte inconscientemente nos vamos diciendo todo aquello que hemos aprendido sobre nosotros mismos y desafortunadamente salen a relucir, mucho más las cosas negativas que las positivas, creando un círculo vicioso: el pensamiento crea realidad: lo que piensas genera un sentimiento y un sentimiento genera una conducta ya sea de felicidad o de tristeza.

    Como pienso me siento
    Como siento me veo
    Como me veo, esto lo reflejo y
    Como me reflejo genera una conducta positiva o negativa

Técnicas para cambiar nuestros pensamientos

A continuación se describen algunas formas sencillas para modificar nuestros pensamientos, sentimientos y conductas con el fin de orientarlas hacia acciones positivas:

Autoescucha: Escúchate más a ti mismo más que escuchar lo que los demás te dicen sobre la forma como te debes de comportar: Analiza con cuidado las opiniones de los demás sobre ti, tú y solo tú eres quien debe tomar la última decisión acerca de tus planes y proyectos, aunque te equivoques.

Transformar lo negativo a lo positivo: Consiste en forzarse a cambiar nuestros propios mensajes fatalistas en alternativas de crecimiento positivas;

    “Mejor no hablo”, por “Hoy tengo cosas importantes que decir”
    “No merezco ser feliz” por “Me siento capaz de realizar mis sueños”
    “No sirvo para nada” por “Me doy la oportunidad de aprender nuevas cosas.

Arco iris: Si piensas que la vida es de todo o nada, necesitas suponer que tu va más allá de los colores; blanco o es negro. Pensar solo en dos tonalidades te crea ansiedad y frustración si no logras tus metas. Existen muchos más colores. Nadie es perfecto o tonto, para algunas cosas seremos expertos, pero para otras no y eso no nos hace ser inferiores o valer menos.

Evitar las comparaciones: Quién constantemente se compara, está destinado al fracaso. Tú eres único e irrepetible y eso te hace ser único en el mundo.

Nadie es perfecto: Si crees que nunca te equivocas ya de entrada estas equivocado. Los seres humanos somos imperfectos, pero somos perfectibles sobre todo cuando nos equivocamos podemos aprender de los errores, por eso cuando sientas que te equivoques necesitas pensar; ¿qué debo hacer para lograr los resultados deseados la siguiente vez que lo intente?, es convertir la equivocación en aprendizaje.

Valora tus triunfos: Cada día por la noche al momento de ir a la cama necesitas reconocerte las cosas que hiciste bien durante el día. Y felicítate por los avances del día aunque hayan sido menores.

Levantarse: Es levantarse cada vez que nos caemos en cualquier terreno: amoroso, económico, espiritual, social, etc. y transformarlo como hábito de vida. Significa dejar de ser víctima y ser arquitecto de tu propio destino.

Perfil de la persona con baja autoestima

Algunos expertos (Reynolds, 2003; Montoya, 2001; Rodríguez, 2004) señalan los siguientes:

- Siente que vale poco y espera que los demás le asignen un valor.

- Acepta actitudes como el engaño, maltrato y desprecio de los demás.

- Se asume como víctima y emite pensamientos como: ¡he sufrido mucho!, “no me comprenden”, etc. Considera que la culpa de su situación depende de otros y no de uno mismo.

- Tiende a cometer actos autodestructivos contra sí mismo como abusar del alcohol, las drogas, abandonar los estudios, prostituirse, controlar el peso (anorexia).

- Busca el reconocimiento de otros mediante ostentación de cosas materiales.

- Usualmente crece en familias donde enfrentan sentimientos de inutilidad, críticas y castigos por los errores.

- A través de quejas y críticas busca la atención y la simpatía de los otros.

- Tiene necesidad compulsiva de llamar la atención.

- Suele interrumpir de manera inapropiada para que los demás se fijen en lo que está haciendo.

- Muestra temor excesivo a equivocarse de hecho el temor a no tener éxito lo paraliza y. presenta una actitud insegura.

- Confía poco en sí mismo y tiene una actitud desafiante y agresiva.

- Encubre su frustración y tristeza con sentimientos de rabia.

- El temor a la falta de aprobación lo compensa transformando su inseguridad en una conducta agresiva.

Perfil de la persona con alta autoestima

- Se acepta como es, teniendo una actitud positiva y alegre hacia la vida, apreciando lo bueno de los otros.

- Crece en una familia donde se aprecian las diferencias, el amor se manifiesta abiertamente, los errores sirven de aprendizaje, la comunicación es abierta, las normas son flexibles, etc.

- Es capaz de fijarse metas y demorar la gratificación con tal de conseguir sus propósitos.

- Generalmente es responsable de su tarea, servicial y procura dar solución a los problemas.

- Es asertivo y expresa sus opiniones.

- Enfrenta el mundo con mayor seguridad, se relaciona con personas positivas, no tiene miedo a desarrollar sus habilidades.

- Acepta retos, se arriesga y prueba cosas nuevas.

- Da prioridad y jerarquía a los intereses propios, no perjudicando a nadie.

- No lastima, humilla o devalúa, evita perjudicar sus relaciones interpersonales mediante la violencia; no permite que los demás los maltraten emocional o físicamente.

- Es abierto, acepta errores y cualidades; habla de logros y fracasos en forma directa y honesta por lo que se siente competente para vivir las exigencias y desafíos de la vida.

Sugerencias para el cambio

    Acéptate tal como eres (con virtudes y defectos).
    ¿Quién te metió en la cabeza que eras un …?. Tú eres lo que piensas de ti mismo y actúas inconscientemente en consecuencia.
    Pule tu lente de la percepción para verte desde otro ángulo y cambiar tus creencias.
    Aprender a reinterpretar el pasado, el cual no se puede cambiar, pero si enfrentarlo de manera más positiva.
    Deja de compararte con los demás. ¡Tú eres un ser único e irrepetible!.
    Conócete a ti mismo es el principio de la verdadera sabiduría.
    Empezar a hacerse responsable de la vida propia.
    Reconócete a ti mismo cuando has tenido algún logro, iniciando con metas pequeñas.
    Haz un inventario de tus virtudes y defectos con el fin de desechar las conductas que no funcionan, mantener las que son funcionales e inventa las que sean necesarias para poder relacionarse contigo mismo y con los demás sanamente.
    Reduce el nivel de autocrítica, pensando más en alternativas que en los obstáculos presentes en tu vida.
    Analiza tu historia de vida personal y tu origen: ¿quién soy?, ¿a dónde voy? y ¿con quién voy?.
    Aprende a expresar tus emociones y sentimientos.
    Deja el pasado a donde corresponde: “atrás”, por muy doloroso que haya sido.
    En el peor de los pronósticos, si no se puede lograr solo, acudir con el especialista de tu      confianza.