Robert Koyosaki tuvo dos padres, el primero fue un hombre sin fortuna pero con un alto rango académico y el segundo fue un hombre rico.

El aprendizaje que le proporcionó esa experiencia opuesta, lo hizo rico y le sirvió de inspiración para dedicarse a transmitir a la gente, el mejor el uso de sus recursos financieros y la forma más adecuada para generar ganancias

Como empresario, se especializó en oratoria motivacional y en escribir libros que resultaron ser “best sellers”, propuesta de amplia difusión que vendió millones de ejemplares en todo el mundo; con el fin de trasladar a otros su propia experiencia de libertad financiera; convirtiéndose en el escritor de más fama en el tema de autoayuda financiera.

El objetivo de su mensaje es educar financieramente tanto a los niños como a los adultos, sobre la mejor forma de ser independientes económicamente; enseñanzas que él considera que no se recibe en el sistema educativo tradicional.


Está convencido que los padres tienen que enseñar a sus hijos a tener éxito financiero y que esto se puede aprender, porque se puede llegar a ser rico adoptando un nuevo punto de vista sobre finanzas, desarrollando la motivación necesaria y despojándose de creencias limitantes.

El segundo padre de Kiyosaki fue el que le dio las enseñanzas básicas para hacer dinero. Mientras su primer padre pobre priorizaba el pago de sus deudas en lugar de hacer transacciones rentables, su segundo padre le daba principal importancia a las inversiones.

Kiyosaki ingresó al Ejército de los Estados Unidos respetando la voluntad de su primer padre, que consideraba esa carrera una ocupación segura y rentable; hasta que se decidió a seguir los consejos de su segundo padre y se dedicó a las finanzas.

Para Kiyosaki, el secreto reside en cambiar las creencias sobre el dinero y en aprender la técnica financiera para multiplicar el capital, y el objetivo es llegar a ser dueño de la propia empresa de producción, aún sin contar con una gran cantidad de dinero.

El problema principal es cambiar la forma de vincularse con el dinero, porque superando esa limitación se puede adoptar el modo en que manejan el dinero los ricos.

Ahorrar no es negocio, la inversión es la forma de hacer dinero y él pudo encontrar inspiración viendo la forma de actuar de dos personalidades opuestas y sus respectivos resultados.

No todo pueden estar dispuestos a seguir al pie de la letra sus enseñanzas, debido a que este sistema parece priorizar el dinero sobre cualquier otra cosa, como los valores humanos o la realización personal.[/i]

Sin embargo él está convencido que el dinero es la herramienta que se puede utilizar para acceder a todos nuestros sueños, tanto emocionales como espirituales, además de permitirnos también ayudar a los que lo necesitan.

Sin duda, sus enseñanzas no constituyen una panacea, porque el tema del dinero se relaciona con las actitudes, que a la vez tienen que ver con las ideologías o estructuras de pensamientos que las personas suelen tener muy arraigadas, condiciones que les puede hacer muy difícil otorgarle la misma importancia que él le da al dinero.

No obstante, este enfoque puede ampliar la perspectiva de las personas con mente abierta, que se animan a ser capaces de cambiar sus creencias y modificar su forma de pensar con respecto al dinero, para obtener lo que desean.

Esta técnica, exige además una personalidad desafiante que pueda enfrentar el riesgo financiero, que esté dispuesta a tolerar la incertidumbre y a vencer el temor a la posibilidad de perderlo todo.