Para la medicina ayurvédica, técnica milenaria de la India; dormir regularmente es una de las bases de la salud y el insomnio revela un desequilibrio psicofísico y del ambiente.

El Ayurveda considera que el equilibrio debe reinar tanto en el cuerpo, la mente y el entorno y que si no se corrigen los desequilibrios el insomnio no se puede curar.

Este sistema terapéutico propone restablecer el equilibrio mediante las siguientes técnicas:

Meditación
Dieta
Ejercicio
Suplementos de hierbas

La meditación es un estado mental que se encuentra en todos nosotros sepultado debajo de todos nuestros pensamientos, de nuestras preocupaciones, de nuestros planes y proyectos.

Es el hábito que se tiene de volver sobre las cosas una y otra vez, en forma automática; que hace perder el instante presente y que llena de ansiedad e inseguridad.



En las profundidades de nosotros mismos está el silencio, el espacio íntimo y personal donde no hay pensamientos, sólo paz, tranquilidad y donde encontramos la sabiduría.

Acceder a este plano de la existencia requiere entrenamiento, porque exige concentrarse en una imagen o en la propia respiración normal y es sabido que concentrar la atención es difícil.

Lo ideal es realizar la meditación cuando ya se encuentran en la cama dispuestos a dormir.

Con los ojos cerrados y prestando atención a la propia respiración normal, sentir como el aire penetra profundamente por la nariz, en los pulmones, llenando la parte baja a la altura del diafragma, hasta el pecho y luego como sale por las fosas nasales.

Este ejercicio, practicado regularmente de dos a cinco minutos cada vez, relajará el cuerpo y la mente, dispersará los pensamientos hasta desaparecer por completo; y en poco tiempo podrán comenzar a experimentar el silencio profundo y total, sin necesidad de esforzarse para lograrlo.

La meditación, por si sola, hará que puedan dormir mejor por la noche y los mantendrá vitales y lleno de energía de día.

Para el Ayurveda, la alimentación no sólo aporta nutrientes sino también es el canal a través del cual recibimos la inteligencia de la naturaleza que influye sobre el sistema mente cuerpo.

Existen tres tipos orgánicos o tendencias metabólicas en cada ser humano que el Ayurveda denomina “Vata”, “Pita” y “Kapha”.

A grandes rasgos, “Vata” controla todos los movimientos del cuerpo; Pita, el metabolismo y “Kapha” la estructura; y cada célula del organismo contiene estos tres principios básicos.

La interacción armónica de estos tres principios hace que el organismo, la mente y el ambiente sean saludables.

En cada persona predomina alguno de estos principios y según el predominio que tenga puede sufrir determinados desórdenes.

Por ejemplo: los “Kapha” suelen tener sobrepeso, los “Vata” insomnio y ansiedad y los “Pita” pueden ser intensos, ansiosos y exigentes.

En lo que se refiere al insomnio, el tipo que está desequilibrado es el “Vata”.

Con referencia a la dieta, el “Vata” se equilibra con alimentos calientes, cocinados y suculentos y con comidas sólidas y equilibradas; y lo dulce, agrio y salado son los sabores que conviene preferir.

Dulce significa que posean azúcares en su composición, no agregados de azúcares. Por ejemplo, leche, pan, cereales y pastas.

Entre los agrios, apaciguan el “Vata”: yogurt, queso, limones, frutas agrias; y entre lo salado, la sal.

El almuerzo debe ser la comida más abundante: “almorzar como un rey y cenar como un mendigo”; y es necesario acostumbrarse a comer siempre a la misma hora para recuperar el ritmo biológico del cuerpo.

En cuanto al ejercicio, la actividad física moderada y regular es recomendable para recuperar el sueño, por ejemplo, una caminata diaria de treinta minutos.

La hierba medicinal que recomienda en especial el Ayurveda es el Tagara, cuyo nombre latino es Valeriana, que no tiene efectos colaterales y cuyos efectos para mejorar el sueño fueron confirmados por un estudio realizado en Suiza con 128 sujetos.

Fuente:”Sueño reparador”, Deepak Chopra, Vergara, 1996.