Bienvenido a Psicolatina Si eres nuevo por aqui, puedes comenzar utilizando el buscador para encontrar temas de tu interés. O bien, si deseas comentar, publicar tus dudas o inquietudes, o contactar gente puedes registrarte.
Registro Para registrarte solo necesitas ingresar tu nombre y tu e-mail. Ingreso Para ingresar solo necesitas tu nombre de usuario o tu e-mail.

La Hipocondría o el enfermo imaginario

Entre el seis y el diez por ciento de la población mundial sufre de hiponcondría, que es el miedo irracional a enfermarse. Cualquier molestia orgánica o dolor ocasional es suficiente, para que estas personas tengan la certeza de padecer una enfermedad terminal y la amenaza de una muerte cercana. El hipocondríaco, es el que está convencido que está enfermo, aunque los médicos le aseguren que está perfectamente sano.
Ver

Los Duelos

Todos hemos sufrido pérdidas en esta vida que nos llegaron a afectar profundamente; seres queridos que dejan este mundo, trabajos, status social, patrimonios, divorcios, etc. A pesar de saber que tendremos que enfrentar pérdidas en nuestras vidas, ya que el cambio es la característica esencial de la existencia, nos aferramos a las cosas y a las personas y muchos no pueden aceptarlos. Es necesario vivir el dolor de las pérdidas para poder seguir con nuestras vidas y continuar creciendo.
Ver

El Duelo Crónico

El duelo crónico es la imposibilidad de elaborar una pérdida irreparable. Es cuando aún con el paso de muchos años el fallecido permanece vivo en el recuerdo como una llaga abierta. La persona no puede aceptar haber sido despojado de su afecto, no puede incorporar el hecho a su historia y permanece esclavo del ausente, cuya memoria presente se impone patética como el primer día.
Ver

No puedo perdonar

El que no puede perdonar es esclavo del rencor y del resentimiento, emociones negativas que tienen el poder de destruir el cuerpo. El rencor es una pena guardada que contamina todas las experiencias porque cada nuevo dolor la vigoriza y la mantiene viva. Amarga la vida y malogra el carácter, vuelve a las personas suspicaces y temerosas de repetir historias. Es el ego el que no perdona cuando es herido porque teme perder la precaria autoestima de la imagen que ha construido de si mismo.
Ver

Sadismo-Masoquismo y Violencia de género

La violencia de género en la actualidad ha dejado de ser un fenómeno privado y poco difundido para convertirse en un tema habitual de la crónica cotidiana, por el carácter sádico que cobran estos hechos que pueden llevar a las víctimas a la muerte. Quemar a la mujer es la práctica más común en estos tiempos, que puede dejarla desfigurada de por vida o matarla. La violencia de género se relaciona con el sadismo y el masoquismo.
Ver

Las pérdidas y el duelo

En el ensayo freudiano sobre “La transitoriedad”, del que hemos hablado en este blog, se continúan las elaboraciones sobre el duelo que hiciera Freud allá por 1915. Recordemos que este ensayo de Freud comienza con una anécdota, estando él de paseo con amigos, contemplando un paisaje. Uno de ellos -un poeta- estaba consternado porque esa belleza le provocaba aún cierta desazón, sabendo que tal como la veía, desaparecería…. Freud, ecordemos, no estaba de acuerdo con ello y planteó su teoría del duelo.
Ver

“Pegan a un niño”

Para retomar el artículo anterior y ampliar un poco respecto del aspecto simbólico del fantasma, voy a referirme sintéticamente al texto freudiano de “Pegan a un niño”. Un texto que aborda la problemática de la génesis de la perversión, mediante el análisis de un fantasma masoquista. Freud se basa en seis casos (dos mujeres y cuatro varones) para abordar este tema, casos en los que curiosamente no existe una perversión. Por el mismo Freud nos enteramos que se trata de tres casos de neurosis obsesiva, una histeria, una “psicastenia”, y del otro no dice nada.
Ver

El duelo... ¿Qué es realmente?

El duelo se define como la:. "Tristeza por la pérdida o ausencia de un ser querido". Aunque en un principio el término duelo sólo se refería a la muerte de la persona querida, la proliferación de casos de similar dolor en personas que son abandonadas por sus parejas ha llevado a extender el significado más allá de la primera circunstancia.
Ver

¿Por qué unas personas superan mejor el duelo que otras?

Superar mejor o peor el duelo no es una cuestión de cariño. Personas que sentían verdadera devoción por sus conyugues ha sido perfectamente capaces de atravesar la delicada fase de duelo sin mayores complicaciones. Sin embargo, otras personas que en consulta declaran no haber sentido apenas amor por su difunto/a llegan a caer en el pozo profundo de la depresión. Los mecanismos de defensa de una persona deben encontrarse siempre a punto para superar cualquier contingencia pero, en ocasiones, esto no es así.
Ver

El duelo infantil: ¿Cómo manejarlo?

La muerte de un ser querido no repara en edades o clases sociales. Por eso, muchos niños sifren la pérdida de sus abuelos, tíos u otros familiares cercanos. De hecho, creo que no existe un psicólogo al cual no se le haya pedido al menos en una ocasión que se ocupe de "darle la noticia del fallecimiento al pequeño". Normalmente los padres tienen demasiado miedo como para hacerlo ellos mismos y piensan que el hecho de que lo haga un psicólogo mejorará la forma en la cual lo enfrentará el pequeño.
Ver
Página 1 de 2
[x] ¿Sabía que...?
Puede publicar sus dudas y recibir respuestas de apoyo que lo orienten a solucionar. No dude en realizar una publicación acerca de las inquietudes que traiga.
Atte. El equipo de Psicolatina.
Quiero probar