Bienvenido a Psicolatina Si eres nuevo por aqui, puedes comenzar utilizando el buscador para encontrar temas de tu interés. O bien, si deseas comentar, publicar tus dudas o inquietudes, o contactar gente puedes registrarte.
Registro Para registrarte solo necesitas ingresar tu nombre y tu e-mail. Ingreso Para ingresar solo necesitas tu nombre de usuario o tu e-mail.

Otros temas

Temáticas generales y temas varios sin categoría propia.

La Decadencia de los Hombres.

La edad avanzada hoy en día, no implica necesariamente estar aquejado de distintas enfermedades, y dedicarse a pasar el resto de la vida visitando consultorios médicos, porque enfermarse no es necesario, ni tampoco, ser mayor, es sinónimo de recogimiento y pasividad. Sólo es una nueva etapa de la vida, que para muchos, que pueden darse cuenta, es la mejor.

Atrás quedaron las obligaciones con los niños, los avatares del trabajo, el esfuerzo en escalar posiciones y lograr todo lo que se supone se espera conseguir para considerarse satisfecho.

Por fin los días se pueden llenar con intereses, antiguamente descartados por falta de tiempo, como reunirse con amigos, aprender cosas nuevas, estar con la familia, hacer ejercicio físico, escribir una novela, enseñar lo que saben o dedicarse al arte, y celebrar cada día con entusiasmo, alegría y agradecimiento.



Cada día que pasa, es una oportunidad para agradecer estar vivo, poder levantarse, caminar, salir, ver, estar en familia, disfrutar de los alimentos y hasta de levantarse tarde y dormir una siesta.

En esta etapa, es el hombre el que tiene, en general, mayores dificultades para adaptarse al hecho de estar retirado de su trabajo.

Las mujeres, tienen más intereses hogareños en qué ocupar su tiempo y de ese trabajo no se jubilan nunca; además, se sienten más inclinadas a conectarse con sus amigas, con sus hijos y nietos.

Con respecto a un hombre, una mujer de edad avanzada se mantiene más vital, desea verse más joven, se interesa en aprender, en organizar viajes, reuniones o salidas, disfruta de los espectáculos, el cine y el teatro.

El hombre, en cambio, una vez que se jubila, por lo general siente inconscientemente que su vida se ha terminado, y ese pensamiento negativo le produce estrés, disminuye sus defensas y lo enferma. Se vuelve retraído, se abandona, y se torna renuente a compartir ningún interés con su mujer.

Hoy en día, eso no es un obstáculo para ninguna mujer, porque salen solas a todas partes, organizan encuentros con sus amigas, visitan a sus nietos, van al cine, salen a caminar, a tomar un café, etc.

Es innegable que son las mujeres las que llenan los cines, los teatros y las confiterías, las que compran excursiones, las que viajan y las que gastan más en recreación y esparcimiento.

Pero lo cierto es que las diferencias entre ambos sexos se acentúan con la edad y cada vez son más frecuentes las separaciones de matrimonios de larga data. Porque el diálogo se interrumpe, se tratan apenas con monosílabos y hasta llegan a dormir separados porque están llenos de resentimientos y no aguantan más estar juntos y de a poco se han dado cuenta que se han convertido en dos extraños.

Las mujeres no quieren seguir viviendo con alguien que ha perdido las ganas de vivir y que se ha transformado en una sombra, que solo se dedica a comer y a dormir y a ver algún partido de football por televisión.

De esta forma, la vida se puede tornar difícil de sobrellevar para la mujer que todavía conserva su lozanía y es capaz de disfrutar aún de todas las cosas.

El hombre en estos casos, está esperando inconscientemente la muerte, porque su vida sin trabajar ha dejado de tener sentido; porque el trabajo es el primer interés para un hombre y también parece ser el último. Se va desconectando de la realidad de a poco y a veces arrastran con su decadencia a su mujer, cuando no tiene la suficiente fortaleza para continuar su crecimiento, sola.

Esta conducta habitual masculina muchas veces se debe a una depresión, difícil de reconocer porque algunos consideran ese estado de ánimo como propio de la edad y no se interesan en buscar ayuda y realizar el tratamiento adecuado.

La vida es movimiento, esperanza y crecimiento, y cada etapa es un nuevo nacimiento y exige atravesar por una crisis de identidad.

El hombre es mucho más que su trabajo, y un rol no lo puede definir como ser humano, porque siempre conservará su potencial, que espera ver la luz.


Ver

Adopción Irresponsable

En mi trabajo como psicóloga he tenido oportunidad de conocer parejas que no podían concebir un hijo, que después de muchos años lo lograron con métodos de fertilización asistida, y que luego demostraron no estar a la altura de sus responsabilidades.

De alguna manera la naturaleza se las ingenia para darles a las personas solamente lo que pueden soportar. Sin embargo, la mayoría no interpreta el mensaje e insiste en sus deseos de ser como los demás.



No siempre la ciencia le puede encontrar una causa orgánica a los problemas de esterilidad, pero si puede haber causas psicológicas para no querer tener un hijo, como el miedo al embarazo y el parto, el temor a hacer frente a la responsabilidad, sentirse atado o perder la libertad.

Por esta razón, cuando el embarazo no se produce naturalmente es necesario descartar las causas psicológicas y replantearse la conveniencia o no de intentar la experiencia de ser padres.

Un hijo representa la realización natural del amor y los hijos lo que más necesitan es amor.

Sin embargo, aún sigue habiendo muchos embarazos no deseados que luego llevan a conductas de intolerancia y violencia hacia esos hijos.

Muchos tienen un hijo porque todos los tienen, sin darse cuenta si han nacido para hacer el esfuerzo que requiere tal decisión, ya que todos sabemos que no siempre todos tienen vocación para ser padres.

Para algunos representa una asignatura pendiente en la larga lista de objetos que hay que tener para no ser diferente al resto de la gente.

Esta decisión requiere estar dispuesto a dar lo mejor de si mismo para hacer feliz a un hijo o reconocer que se prefiere continuar dedicado de lleno al trabajo u otras ocupaciones y que no existe un lugar para él.

La adopción es un acto de amor y aceptación, porque así como tenemos que aceptar a los hijos propios como son, también se espera lo mismo para los hijos adoptivos.

Sin embargo, las noticias hoy nos informan, que una pareja de estadounidenses, devolvió a su hijo adoptivo a la institución de su país de origen, en este caso Rusia, porque era violento.

Este niño fue embarcado solo en un avión, de vuelta de donde provenía, y su llegada a ese país se hizo pública, provocando graves repercusiones políticas.

Parece ser que éste no es el primer caso que se produce, ya que se contarían más de treinta casos de niños adoptados por parejas de norteamericanos, devueltos a Rusia.

Debido a esta situación, las autoridades han decidido prohibir desde ahora la adopción de niños por extranjeros.

La devolución de un niño adoptado, sea por la causa que fuera, demuestra ausencia total de responsabilidad. Se trata de parejas inmaduras, intolerantes e inestables, que como hacen los niños, cuando se cansan de algo, lo abandonan todo y a otra cosa.

La madurez se demuestra cuando se es capaz de hacerse responsable de las decisiones para siempre.

Si un niño es violento es porque ha aprendido a serlo, no porque haya nacido violento.

La falta de capacidad para dar amor es también violencia, porque convierte a un niño en un objeto de recreación, un juguete que si se torna molesto se descarta por otro.

Es difícil estimar el daño que pueden causar a un niño estas actitudes desquiciadas de los adultos. Niños que proceden de instituciones que vienen sufriendo agresiones y rechazos desde su nacimiento y que pierden la oportunidad de creer que también existe la bondad y el amor.

Tal vez sea una conducta que define la época actual, centrada en el hedonismo y el deseo obsesivo de pasarla bien a toda costa, aún ignorando la responsabilidad de las propias decisiones.

En la vida moderna todo es relativo, los más graves errores se relativizan con la excusa de que nadie es perfecto. Es cierto, los seres humanos somos imperfectos, pero lamentablemente también pueden ser inmaduros y egoístas y no tienen ningún derecho a hacer daño a un niño y permanecer impunes.


Ver

El Arte de Hacerse Rico

Robert T.Kiyosaki, junto con Sharon L. Lechter, escribió el libro “Padre Rico Padre Pobre”, que en Estados Unidos se convirtió en best seller; en el que enseña qué es lo que aprenden los hijos de padres ricos sobre la forma de hacer dinero, que no aprenden los hijos de pobres o de clase media, porque sus padres no lo saben.

Kiyosaki tuvo un padre muy inteligente que se dedicó la docencia, que terminó siendo un alto funcionario público pero con grandes problemas financieros.

Pero a los nueve años, tuvo un amigo, Mike, que tenía un padre diferente, que aunque aún no era rico, estaba convencido que lo sería, porque no hacía lo mismo que la mayoría: tomar una hipoteca, comprar una casa cada vez más grande, un auto cada vez más lujoso y tener una tarjeta de crédito impagable; él se dedicaba a tener solamente activos que generaban ingresos y evitaba tener pasivos que generaban gastos.

Kiyosaki afirma que educarse para obtener títulos universitarios es también necesario, pero que la Universidad no enseña el arte de hacer dinero, porque creen que cuando uno es eficiente en determinada disciplina el dinero viene solo.



Eso puede ser verdad hasta cierto punto, cuando se trabaja para ganar dinero y ese no debe ser el objetivo de un hombre rico, porque el verdadero objetivo es trabajar para aprender.

Si se quiere ganar mucho dinero, hay que conocer y dominar las reglas del dinero y no depender de una corporación o del gobierno para terminar siendo pobre.

El mundo cambia vertiginosamente y hoy en día no es suficiente tener un título universitario y conseguir un trabajo en una corporación, porque de esa manera se cae en una trampa desde donde es muy difícil salir bien parado.

Kiyosaki decidió tomar su propia decisión haciendo una síntesis de las enseñanzas que le brindó su padre, que tenía un punto de vista conservador y miedo a arriesgarse y con lo que aprendió del padre de su amigo Mike, que tenía una cosmovisión diferente.

Kiyosaki también quería ser rico, y hoy lo es, como también lo fue el padre de Mike y lo es el mismo Mike, de modo que se convirtió en su alumno.

Las clases no eran como las tradicionales sino que se trataba de lecciones de vida acompañadas de algunos diseños simples y algunas prácticas.

Lo más importante para hacerse rico, según el padre rico, es la educación financiera, o sea saber cómo funciona el dinero para poder ganarlo y llegar a tener riqueza sin límites.

El pensamiento positivo, según él, no funciona solo, se necesita además aprender las reglas básicas para hacerse rico.

En primer lugar, los ricos no trabajan por dinero, pueden ver las oportunidades que se encuentran en todas partes, porque no están obsesionados por cobrar un sueldo todos los meses, tener seguro social y el miedo de no poder pagar la hipoteca.

Hacen dinero pero no trabajan para tenerlo, porque si lo hicieran se convertirían ellos también en empleados y vivirían preocupados para no perderlo.

Los ricos ponen a otros a trabajar, se rodean de gente inteligente con títulos universitarios para hacer las tareas que se necesitan, porque ellos sí trabajan por dinero.

No se trata solo de hacer mucho dinero trabajando, ya que de esa manera siempre permanecerá el miedo a perder el trabajo, volver a ser pobre y perderlo todo y esto exigirá buscar otros trabajos que cada vez son más difíciles de conseguir.

Es importante atender el propio negocio pero es innecesario trabajar para eso, porque hay mucha gente que ha sido educada para obtener un título y conseguir un buen trabajo bien remunerado para que lo haga.

Los ricos trabajan para aprender, porque el trabajo que no brinda una enseñanza para crecer, hace que la gente se vuelva rica.

La mayoría de la gente, según Kiyosaki, cae en su propia trampa, se endeuda y vive pagando impuestos. Trabaja cada día más para poder pagar y no le ve sentido a su trabajo.

El que trabaja para ganar dinero es pobre mientras que el que hace trabajar el dinero es rico.

En lugar de comprar pasivos, como una hermosa casa, un lujoso auto, etc., que generan gastos, hay que comprar activos que generen ganancias.

La clave es aprender bien la diferencia que existe entre un pasivo y un activo.
Ver

Pena de Muerte o Reclusión Perpetua

En Estados Unidos hoy se llevó a cabo, por medio de una inyección letal, la ejecución de un reo, que estuvo catorce años preso a la espera de una posible remoción de su condena, por la de cadena perpetua, en el pabellón donde se encuentran las celdas de los condenados a muerte.

No importa cuál haya sido su delito, porque matarlo no le devolverá la vida a la víctima, lo que sí importa es que la sociedad demuestra un propósito vengativo haciendo lo mismo con él; objetivo que no coincide con el espíritu de las leyes modernas, que consideran que las cárceles deben ser lugares de rehabilitación y no de castigo.



La humanidad ha mejorado los métodos para matar dentro de la ley, a los asesinos que según los jurados merecen morir, porque antiguamente se utilizaba la silla eléctrica, la horca o la guillotina; pero no ha cambiado en cuando que sigue considerándose a un asesino, un mal sujeto que merece un castigo y no una persona que debe ser separada de la sociedad con la posibilidad de rehabilitarse.

La justicia no debería hacer lo mismo que ha hecho un reo con su víctima, o sea quitarle la vida, ya que su función es actuar con racionalidad separando a las personas peligrosas de la sociedad con la posibilidad de rehabilitarla.

El hombre es imperfecto y cualquiera se puede convertir en un asesino por distintas razones.

Las principales razones para cometer un crimen son las enfermedades mentales, congénitas, hereditarias o adquiridas, las condiciones familiares disfuncionales, la falta de educación, el abandono, el abuso físico y sexual y las adicciones; y la pena de muerte puede ponerle fin a la vida de un sujeto pero no puede terminar con el problema.

Los psicópatas pueden andar sueltos, ya que es una enfermedad difícil de detectar orgánicamente, que sólo sale a la luz cuando estos enfermos cometen una conducta antisocial grave.

Son personas que no han incorporado valores y que no discriminan entre el bien y el mal, condiciones que se atribuyen a una anomalía mental orgánica indetectable aún, combinada con una estructura familiar enferma. Su cerebro parece funcionar bien e incluso es frecuente que tenga un coeficiente intelectual superior al normal; pero puede tener doble personalidad, parecer normal y razonar correctamente aunque partiendo de premisas falsas.

Sólo si la recuperación no es posible, como ocurre en general en estos casos, se puede justificar una reclusión perpetua.

Las estadísticas revelan que la pena de muerte no ha demostrado ser una medida que haya disminuido los delitos, de modo que no sirve para evitar los crímenes. Por esta razón ha sido abolida en casi todos los países del mundo y también en muchos estados de Norteamérica.

Las cárceles deberían convertirse en instituciones educativas y psiquiátricas, centradas en el desarrollo y la capacitación y en el tratamiento psicológico de las personas que han delinquido, que en general, pertenecen a clases pobres y no han tenido oportunidad de recibir instrucción alguna. Los ricos no van a la cárcel porque pueden pagar buenos abogados.

Estados Unidos es el país que tiene mayor cantidad de presos en las cárceles en relación a su población, que cualquier otro país del mundo.

Es un país donde la competencia es feroz, donde el ser humano se ha convertido en una máquina y puede ser descartado como un objeto cuando ya no se ajusta al perfil, donde todavía existe discriminación racial y donde sólo tienen oportunidades los más aptos.

Es lógico que los que no gozan de ningún privilegio intenten sobrevivir a cualquier costo.
Ver

Ratas buscaminas y hurones electricistas

En Mozambique, en el continente africano, crían ratas gigantes para localizar minas terrestres, que después de la guerra civil, que asoló a ese país hace más de veinte años, han quedado sepultadas y producen gran cantidad de accidentes y mutilaciones a sus habitantes.

Estas ratas son muy inteligentes y aplicadas, capaces de ayudar al hombre a realizar tareas difíciles, incluso superando su rendimiento.

Se estima que en Mozambique existen aún más de cuarenta millones de minas terrestres sin explotar que causan estragos en la población desprevenida cuando accidentalmente llega a activarlas.



Las ratas han demostrado capacidad sobrehumana para detectarlas, gracias a su fino y extremadamente sensible sentido del olfato, muy superior al del hombre.

Mediante la técnica del condicionamiento, se las entrena para que aprendan a localizar las minas durante varios meses; y cuando su porcentaje de aciertos llega al cien por ciento, se las lleva al área donde se encuentran los campos minados que se desean despejar.

El escaso peso de estos animalitos, repugnantes para la mayoría de las personas hasta no hace mucho tiempo y considerados una de las plagas más difíciles de exterminar; hace que no corran ningún peligro, ya que al ser tan livianas no alcanzan a activarlas.

Por cada mina que encuentran las ratas reciben una gratificación, que en este caso suelen ser bananas; y sólo en veinte minutos son capaces de limpiar la zona, tarea que al hombre le llevaría un año realizar.

Los entrenadores guían a las ratas atadas a unos arneses abarcando una superficie de alrededor de una hectárea. Cuando ellas huelen la dinamita, se detienen para olfatear y comienzan a escarbar la tierra; y allí justo es el lugar donde se encuentra el artefacto explosivo.

Los mozambiqueños que se dedican a este trabajo, exportan los servicios de estas ratas amaestradas a otros países con las mismas necesidades.

Estos roedores, no sólo son útiles en el ámbito bélico, sino que también pueden ser entrenados para ser fieles servidores en el campo de la medicina, ya que son capaces de olfatear la saliva de los pacientes y diagnosticar la tuberculosis con la misma eficacia de un análisis de laboratorio, pero más rápido y más barato.

Las ratas reciben entrenamiento para oler la enfermedad en pocos minutos mientras que las pruebas químicas demoran como mínimo 24 horas.

Actualmente se está investigando la posibilidad de ampliar su campo de operaciones en caso de catástrofes y derrumbes, para localizar a las víctimas con más rapidez y detectar el lugar exacto donde se encuentran, por medio de dispositivos sensores.

Los hurones ya sabemos casi todos que ayudan al hombre a exterminar ratas en los sótanos, depósitos y lugares donde proliferan.

Pero además, gracias a la gran flexibilidad de sus cuerpos, están siendo adiestrados para ayudar a los electricistas a pasar cables por cañerías difíciles.

El paso de cables a través de una intrincada red que porta electricidad, les puede llevar a estos animalitos menos tiempo que a los electricistas más aventajados, incluso donde existen codos y curvas de difícil acceso; gracias a la asombrosa flexibilidad de su columna vertebral, que puede adaptarse a cualquier estructura por más sinuosa y cerrada que sea.

Contrariamente a lo que se supone, las ratas buscaminas, que han sido criadas en laboratorios y que están bien alimentadas, no son agresivas sino amistosas y pueden vincularse con los humanos con afecto.

La cultura les ha hecho perder prestigio y se las rechaza en todos lados, principalmente porque sus lugares de desplazamiento son las redes cloacales de las ciudades y contaminan los lugares donde proliferan y porque invaden las casas para refugiarse y apoderarse de los alimentos.

Además, desde la antigüedad, son portadoras de enfermedades mortales y han sido la causa de graves epidemias.

Sin embargo, la utilización de ratas de criadero para realizar tareas útiles al hombre, resulta altamente eficaz para tareas difíciles y peligrosas, es más barata que otros animales, son más pequeñas y se multiplican con mayor rapidez.
Ver

El Misterio de los Sueños


Según la teoría de Sigmund Freud, los sueños expresan nuestros deseos inconscientes.

Todos soñamos, sólo que en general no lo recordamos.

Los sueños pueden tener un significado oculto, porque la mente utiliza símbolos, que reemplazan a los protagonistas y a los escenarios, para evitar interrumpir el descanso.

Los símbolos según Carl Gustav Jung, son arquetipos heredados que se encuentran en el inconsciente colectivo y representan cada uno de los contenidos primarios de la memoria, comunes a todos los hombres o grupos étnicos particulares.

Los símbolos tienen un amplio significado y son iguales para todos, pero la interpretación depende de la circunstancia particular de cada uno.



Existen diferentes estados durante el sueño que pueden distinguirse fácilmente por el movimiento de los ojos. Cuando este movimiento es rápido se lo denomina MOR o REM (en inglés), que significa movimientos oculares rápidos, que es cuando el sueño es nítido y parece real.

Cuando no se registra ningún movimiento se lo llama NO-MOR o NO-REM, que es el sueño más profundo en el que también se sueñan sueños pero no tan nítidos y que se olvidan fácilmente.

Generalmente, existen otras diferencias entre estas dos formas de sueño. En el MOR o REM, el tono muscular es menor y el electroencefalograma registra un voltaje más bajo; el ritmo respiratorio y cardiaco se modifican; el hombre puede tener erecciones y la mujer puede presentar aumento del flujo sanguíneo en la vagina.

Estos registros no son exactos en todas las personas, porque pueden variar según la edad y las diferencias individuales.

También sueñan los animales, por lo menos todos los mamíferos placentarios y los marsupiales, pues se observan también en ellos las mismas fases de sueño que en los humanos.

Según las investigaciones, cada ocho horas de sueño se producen dos horas de sueño MOR o REM, pero no seguidos, sino alternados con los períodos NO-MOR o NO-REM, hasta cinco veces.

Los sueños pueden cumplir una función creativa, como solucionar problemas, encontrar respuestas a preguntas difíciles o hacer relaciones complejas. Parecen tener el poder de adelantar nuestras operaciones mentales del estado de vigilia, creando combinaciones de elementos e inclusive visualizando algo nuevo.

Esto podría ser posible porque en el estado de sueño, la mente sigue trabajando, pero aún mejor que estando despierto, ya que no la afecta ningún estímulo externo y puede lograr un mejor estado de concentración.

En cuanto a por qué soñamos, algunos arriesgan hipótesis como por ejemplo que se trata de un recurso para mantener activo el cerebro, o para restaurar procesos bioquímicos, para reparar el cerebro o reconstruir tejidos, principalmente durante la fase NO-MOR o NO-REM.

La privación del sueño NO-MOR o NO-REM, produce la muerte más rápidamente que la privación de alimentos; mientras que el sueño MOR o REM tiene mayor importancia en el estado anímico.

Para Carl Gustav Jung, soñar representa la posibilidad de conectarse con el inconsciente en forma simbólica.

Siguiendo a Jung, en los sueños pueden aparecer siete símbolos, cada uno con un amplio significado arquetípico pero con una interpretación diferente para cada persona:

1) La imagen social del soñador.

2) La sombra, o sea los aspectos negativos que tiene cada uno ocultos, que pueden aparecer en los sueños como imágenes de personas amenazantes.

3) El ánima o ánimus, los aspectos femeninos y masculinos que todos tenemos, como imágenes de doncellas o de hombres muy viriles.

4) El niño divino, como la imagen de un bebé o un niño, que simboliza la inocencia, lo más puro del yo, el potencial, las aspiraciones, la vulnerabilidad, las debilidades.

5) Los ancianos sabios, como un maestro, o cualquier persona de autoridad que se ofrece de guía.

6) La gran madre, como un hada o una bruja, que representa la ambivalencia de las madres.

7) El tramposo, como un ser con distintas formas que trata de hacernos caer en nuestras debilidades.

Fuente “El hombre y sus símbolos”, Carl Gustav Jung
“La Interpretación de los sueños”, Sigmund Freud
Ver

El Instinto Paternal

En 1977, Emily Dale, psicóloga catedrática norteamericana, realizó una investigación, a pedido del presidente de los Estados Unidos, que en ese momento era Jimmy Carter, para conocer los problemas de la familia.

El papel que desempeñaba un padre en ese país, en esa época, de acuerdo a las investigaciones sobre educación, se consideraba intrascendente, ya que según las estadísticas, sólo se ocupaba de su hijo 38 segundos por día.

El rol del padre parecía ser solamente ganar dinero. Sin embargo, los estudios realizados con animales indican que también existe el instinto paternal.

Una observación de campo realizada en África en 1974, con un pequeño mono colgado de un árbol que cae a las aguas de un lago, mostró las conductas del macho y de la hembra.



Mientras la madre se paseaba agitada en la orilla sin atreverse a salvarlo, el macho se arrojó decidido al agua y condujo al monito hasta la orilla sano y salvo.

Existen muchos ejemplos en el mundo animal que demuestran que también el padre colabora activamente en beneficio de su familia.

En 1973 se pudo demostrar en forma irrefutable que existe el instinto paternal en el mundo de los animales, a través del estudio de la conducta de un ave rapaz nocturna: el autillo.

Durante la incubación de sus huevos, una pequeña hembra, era alimentada noche a noche por el macho que durante el día permanecía montando guardia en las ramas de un árbol cercano, sin perder de vista el nido.

Cada una o dos horas emitía un sonido; y si ella no le contestaba, inmediatamente volaba al nido para ver si todo estaba bien.

Dos días antes del nacimiento de los polluelos, comenzó a llover intensamente, por lo que el macho intentó meterse en el nido. Primero la hembra se opuso, pero luego lo dejó entrar, quedando los dos juntos echados tranquilamente.

De pronto, el macho escuchó un tierno piar que provenía del interior de los huevos, señal de que los polluelos nacerían en los próximos dos días.

El sonido del piar de sus hijos cambió por completo la conducta del macho en forma espectacular; porque desde ese momento, además de proveerle alimento a la hembra se convirtió en un padre fanático dispuesto a hacer cualquier sacrificio.

Lilí Koenig, miembro de la Academia de Ciencias de Austria, pudo observar detalladamente esta extraordinaria transformación.

El macho, que se pasaba todo el día en una rama y que concurría a buscar alimento sin ningún apuro, trayéndolo a veces tardíamente y haciéndose rogar, se mostraba inquieto y antes de que la hembra le reclamara salía presuroso a cazar, trayendo el doble de la cantidad requerida y ofreciéndoselo a la hembra en pequeñas porciones por si eventualmente se produjera el nacimiento de los polluelos.

Cuando la hembra se hartaba de comer, el macho comenzaba a almacenar el sobrante frenéticamente en cuanto rincón podía encontrar. El piar de los polluelos dentro del huevo había despertado su instinto paternal.

En otras aves, el macho y la hembra se turnan para empollar, motivo que puede dar lugar al padre a desarrollar su instinto.

Sin embargo, en el caso de este ave rapaz, en que el macho no participa en la incubación, sino que sólo se limita a hacer guardia y a buscar alimento; aunque no esté presente en el momento del nacimiento, igualmente se convierte en un excelente padre.

Si el autillo no hubiese escuchado el piar dentro de los huevos, ese día de lluvia, había otras señales que le hubieran indicado que los polluelos estaban a punto de nacer, según las observaciones realizadas por Honrad Lorenz, ganador del premio Nóbel.

Las hembras comienzan a devolver la comida que conservan en el buche para dar de comer a sus crías cuando nacen y eso hace acercar al macho, quien tiene oportunidad de escuchar el leve piar de los polluelos a punto de nacer, convirtiéndolo en un padre cariñoso y atento al bienestar de su familia.

Pero en el momento en que los polluelos abandonan el nido, la pareja se separa. Como en la mayoría de los animales monógamos, las parejas sólo se mantienen por el lazo que une al padre y a la madre con sus hijos, porque los necesitan.

Seamos como los animales, cuidemos a nuestros hijos.

Fuente:”Calor de hogar”, Vitus B.Dröscher.
Ver

Sonambulismo

Sonambulismo significa deambular durante el sueño; o sea estar en un estado de automatismo ambulatorio espontáneo.

Es un comportamiento inusual del dormir, una parasomnia que está incluida dentro de los trastornos del despertar y que consiste en una disociación entre el sueño NO REM profundo y la vigilia, en que la corteza cerebral continúa dormida, pero están despiertos los centros cerebrales subcorticales, responsables de los movimientos automáticos.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales el sonambulismo es el episodio reiterado de caminar estando dormido, que se puede prolongar hasta media hora, y que generalmente ocurre en la primera tercera parte del sueño.



El individuo sonámbulo tiene la mirada perdida, aparentemente camina sin rumbo fijo, no responde a ningún estímulo externo, es difícil despertarlo y no suele recordar lo sucedido.

Si bien no es cierto que despertar al sonámbulo puede ser peligroso, no se recomienda hacerlo ya que puede desencadenar una conducta agresiva o de huída que puede lastimarlo.

Por lo general obedecen si se los conduce a la cama para que sigan durmiendo, sin decirles nada y sin prender las luces.

Los sonámbulos pueden realizar actividades automáticas estando dormidos como por ejemplo, limpiar, abrir puertas y ventanas, comer, o ir al baño.

La revista Sleep Medicine, publicó el caso de una persona que enviaba mails estando sonámbulo.

En Canadá se produjo un caso aún más difícil de creer: en 1987, una joven de 23 años, manejó su auto quince millas y mató a su suegra. Posteriormente le dijo a la policía que no podía recordar nada de lo ocurrido y fue declarada inocente por la Corte Suprema de ese país. Ni siquiera fue necesario internarla en un hospital psiquiátrico, ya que desde el punto de vista legal, el sonambulismo no se considera una enfermedad mental.

El 19% de la población mundial sufre sonambulismo, pero las causas no están bien definidas.

Es más frecuente que se presente entre los siete y doce años y preferentemente en los varones. Puede estar asociado al cansancio y a la falta de sueño.

En los adultos puede vincularse con algún trastorno mental y también puede producirse como una reacción colateral debido al consumo de drogas o alcohol.

La predisposición genética está bien establecida y también pueden provocarlo otras patologías del dormir como ronquidos, apneas, etc.

Es importante controlar algunos hábitos para evitarlo, como no tomar líquidos antes de acostarse, no tomar alcohol en exceso, ni depresores del sistema nervioso central.

Hay algunas patologías que se pueden confundir con el sonambulismo como por ejemplo, la epilepsia, las crisis parciales complejas durante el dormir, con automatismos ambulatorios, el despertar confusional, el comer y beber nocturno, el trastorno de comportamiento del sueño REM o MOR (movimientos oculares rápidos).

El mayor peligro es que el sonámbulo se lesiones, por eso es importante prevenir cualquier situación de riesgo.

El tratamiento de esta afección generalmente no incluye medicación. Se aconseja dormir en forma regular, evitar el estrés y que el paciente adquiera el hábito de respetar los horarios para acostarse y levantarse.


Ver

La Teoría de la Motivación de Maslow

Maslow hace una clasificación de las necesidades humanas según su importancia. Se trata de una pirámide que en su base contiene las necesidades de déficit o carencia y en la parte más alta las necesidades de desarrollo.

Las necesidades de déficit son las fisiológicas, las de seguridad, las sociales y las de estima; y las de desarrollo son las necesidades de autorrealización y las de trascendencia.

Una vez que las necesidades de un nivel han sido satisfechas, la atención del individuo se centra en la necesidad del siguiente.

Maslow sostiene que tienen prioridad las necesidades inferiores, ya que se trata de necesidades básicas.



Cuando una persona satisface sus necesidades inferiores, aunque sea de un modo relativo, comienza a sentir necesidades superiores que son las que crean la motivación para satisfacerlas.

Las necesidades fisiológicas, están en primer lugar dentro de las necesidades de déficit y son las de la supervivencia, o sea alimentarse, dormir, tener abrigo, la satisfacción del deseo sexual, y otras.

Si estas necesidades básicas no se satisfacen, las demás necesidades no existen para el sujeto.

Las necesidades de seguridad se relacionan con el orden, la estabilidad, la protección y la dependencia.

La necesidad de seguridad se expresa con el miedo, miedo a lo desconocido, al caos, a la ambigüedad y a la confusión.

La característica de esta necesidad es el temor a la pérdida del control de la propia vida y a ser vulnerable a las circunstancias adversas.

Las necesidades sociales o de pertenencia se refieren a la necesidad de la relación íntima con otro, la necesidad de ser aceptado, de sentirse incluido en un grupo organizado, de un ambiente familiar, de un lugar para vivir estable y de trabajar en grupo para el bien común; exigencias que la vida moderna individualista no permite satisfacer.

Estas necesidades surgen después que se han satisfecho las necesidades fisiológicas y de seguridad.

Las necesidades de estima se relacionan con las características psicológicas propias de cada persona.

Maslow describe dos clases: las referidas al amor propio, al respeto por uno mismo, a la autoestima y a la valoración personal y las relacionadas a los otros, como las necesidades de reputación, reconocimiento social, éxito, fama, etc.; que son las que se alcanzan en primer lugar, ya que la propia autoestima depende generalmente de la valoración de los demás.

Estas necesidades de autoestima se desarrollan en personas que tienen plenamente satisfechas sus necesidades inferiores.

Para acceder al nivel de las necesidades de desarrollo (de autorrealización y trascendencia), no es suficiente con la satisfacción de las necesidades básicas, de déficit o carencia, sino que también exige que el individuo cambie radicalmente o tenga una crisis de identidad que le produzca la desintegración de su personalidad, que le permita elevarse y adquirir las motivaciones propias de este nivel, aunque también existen aquellos que llegan en forma gradual.

Las necesidades de autorrealización son únicas para cada individuo y dependen de su propia naturaleza y de su potencial.

Una forma de desplegar el potencial es realizar la vocación; y si no se cumple esta necesidad, se sufre un estado de tensión.

La necesidad de trascendencia se relaciona con la conciencia de comunidad y el deseo de contribuir con la humanidad, siendo capaz de ir más allá de sí mismo.

Algunas personas renuncian a sus propias necesidades de desarrollo personal para ayudar a sus semejantes y satisfacer sus necesidades altruistas, motivación que superaría la necesidad de autorrealización.

Fuera de esta clasificación, Maslow reconoce la necesidad de saber y comprender y las necesidades estéticas.

La necesidad de saber y comprender deriva de las necesidades básicas, del deseo de conocer las causas de los fenómenos y de hacer algo al respecto; y las necesidades estéticas se refieren a la necesidad de orden, de belleza, de simetría, de armonía, de llenar espacios vacíos, de completar cosas inconclusas y de crear estructuras.

No todos llegan a la cima de la pirámide y muchos ni siquiera pueden satisfacer sus necesidades primarias.

La frustración de la satisfacción de ciertas necesidades suelen ser una amenaza para el individuo e impulsarlo a reaccionar frente a esa emergencia.

Fuente: “La Teoría de la Motivación Humana”, Abraham Maslow.


Ver

Muerte Súbita

La muerte súbita de Romina Yan, ocurrida ayer en Buenos Aires, desaparecida a los 36 años, nos duele a todos.

La tragedia enluta a una familia deshecha y su esposo y sus tres hijos deberán aceptar su ausencia y tendrán que seguir adelante.

Cuando se tienen familiares de la misma edad y condición, que también tienen hijos pequeños que cuidar, uno se puede sentir más identificado con esa pérdida y comprender más profundamente la angustia, el estupor, el rechazo y la impotencia de no haber podido hacer nada por ella.

Aunque estos episodios no son raros, todos nos preguntamos si se podrían evitar, principalmente cuando se trata de personas jóvenes.

Creo que estos acontecimientos no son ajenos al estilo de vida que hoy en día lleva la mayoría de la gente.

Las presiones cotidianas, casi siempre auto impuestas, la vida agitada y tensa, las obligaciones, los horarios, el querer cumplir con todos los compromisos de las agendas, hace que una vida joven se arriesgue a perderlo todo en unos pocos segundos.



La mayoría de las veces con el entusiasmo propio de la juventud, de querer abarcarlo todo sin tener en cuenta que el cuerpo tiene sus límites y que el estrés es un enemigo silencioso.

Es difícil saber hasta dónde somos capaces de llegar con las propias autoexigencias, sin escuchar las señales que nos envía el cuerpo.

Hay personas que tienen oportunidades extraordinarias en sus vidas, por su misma condición, que no están dispuestos a rechazar, porque accediendo a ellas creen que serán más felices, que se sentirán más realizados y plenos, pero además, sin renunciar a otras responsabilidades de la misma magnitud que también les exigen responsabilidad y un gran esfuerzo.

Tienen gran entusiasmo y se exigen a si mismos generalmente motivados por un mandato interior profundo y condicionados por una sociedad con un sistema de vida perverso.

El programa Alfombra Roja que se emite por Canal cinco, proyectó anoche una entrevista realizada en agosto último a la recientemente fallecida Romina Yan; una agradable joven inteligente y locuaz, que parecía estar en la cúspide de su vida, disfrutando de su familia y también de su trabajo.

Me di cuenta de que se trataba de una persona muy responsable, perfeccionista, muy exigente consigo misma y tal vez, a pesar de ella misma, muy identificada con sus padres exitosos.

Parecía estar llevando una vida vertiginosa, tratando de estar en todo. La había sorprendido el fin de la temporada de teatro y lamentaba no haber podido terminar el guión de la obra que incluían las canciones compuestas por su madre, un proyecto común que ambas habían elaborado.

Las expectativas sociales pueden haber influenciado para aumentar sus exigencias sin ver las consecuencias.

En cuanto a la imagen corporal, cada año que pasa va dejando señales del paso del tiempo y la carrera contra el reloj y la balanza, van imponiendo sacrificios, cada vez mayores, a veces desmedidos, para tratar de recuperar la lozanía, la esbeltez y la tonicidad del cuerpo. Porque la edad es el fantasma de todas las figuras del espectáculo, que necesitan en forma imperiosa mantenerse siempre jóvenes.

Respondiendo a esta necesidad, la industria de la eterna juventud lanza nuevas formas de rejuvenecimiento y se inventan nuevos aparatos para tener un mejor aspecto.

A veces, toda esta artillería pesada para vencer al tiempo produce el efecto contrario y puede terminar con la vida antes de tiempo.

Este luctuoso suceso de ayer, nos permite hacer algunas conjeturas, teniendo en cuenta que el estrés puede llevar a la muerte.

Tal vez su vida era la lucha sin cuartel para superar a los padres, o bien el deseo de cumplir con las expectativas de los demás y no las propias, con un cuerpo que seguramente tenía en si mismo la espada de Damocles lista para cercenar una joven vida con el preciso detonante.

Esta muerte no tiene que ser en vano, porque nos puede estar enseñando una filosofía de vida y sus consecuencias.


Ver
Páginas
[x] ¿Sabía que...?
Puede publicar sus dudas y recibir respuestas de apoyo que lo orienten a solucionar. No dude en realizar una publicación acerca de las inquietudes que traiga.
Atte. El equipo de Psicolatina.
Quiero probar